Waslala Matagalpa Nicaragua

 

 

 * Su nombre está ligado a la política nacional, sobre todo a la historia contemporánea, de las últimas tres décadas, caracterizada por movimientos guerrilleros, represión, cárceles y guerra. Hoy en día, sin embargo, Waslala es muchísimo más que eso, se trata de un municipio de corta edad, pero con grandes potenciales de desarrollo, ubicado a las puertas de la selvática región del Atlántico Norte

La población de Waslala se caracteriza por su hospitalidad y generosidad con el visitante, a quien no solo brinda su sincera amistad, sino que de inmediato le ofrece albergue, acompañado de un buen plato de frijoles bien cocidos con un pedazo de jugosa cuajada sobre una tortilla comalera bien caliente y una taza de humeante café.

En lengua indígena, Waslala significa “Río de Plata”. A diferencia de otros municipios del país, fue elevado a esa categoría en 1989, es decir, apenas doce años atrás. Hasta ese entonces, pertenecía al Municipio de Siuna, Región Atlántico Norte.

Aunque Waslala ya existía como caserío desde principios del siglo pasado y estaba en la ruta a las minas del Triángulo Minero, su población creció aceleradamente en la década de los años ochenta, cuando miles de campesinos que huían de la guerra entre el gobierno sandinista y la contrarrevolución llegaron a estas tierras en una interminable oleada de emigrantes. Por eso se puede decir que los únicos nativos de este poblado son los niños que nacieron después de la llegada de estos desplazados.

Waslala es una zona riquísima en producción de granos básicos, ya que en buenos inviernos se han sacado de aquí 400 mil quintales de maíz, 300 mil de frijoles, 50 mil de café y hasta 10 mil quintales de cacao, sin contar con una fuerte y pujante ganadería.

Está ubicada a 244 kilómetros de Managua y a 118 kilómetros de Matagalpa, sobre uno de los ramales que conducen a Siuna. Su casco urbano está constituido por una serie de tiendas y establecimientos comerciales ubicados a lo largo de la carretera que parte en dos el poblado. Sus calles son estrechas, pedregosas y accidentadas.

Por ser una población de agricultores y ganaderos, las fiestas tradicionales son el acontecimiento social más importante del año, por eso los jóvenes y adultos lucen sus mejores galas cuando se celebra la fiesta de San Jorge, patrono local, a quien festejan con solemnes actos religiosos en la Iglesia católica, pero también con alegres desfiles hípicos, carreras de cinta, peleas de gallos, montaderas de toros, bailes con roconolas y ventas de fritangas instaladas alrededor de los juegos mecánicos llegados de las grandes ciudades282

Así es Waslala, distante pero pacífico y alegre a la vez. Para conocer este bonito lugar, se puede conseguir cupo en los buses que salen en viaje expreso desde la terminal de buses del Mercado de Mayoreo o tomar un bus en la terminal de Matagalpa. El costo del pasaje es barato: 60 córdobas, pero el viaje puede “costarle” unas siete horas.

ZONA PRODUCTIVA

Con una población eminentemente campesina y asentado entre las montañas de la región central y la Región Autónoma Atlántico Sur, que en el pasado fue escenario de sangrienta guerra, el Municipio de Waslala emerge como una importante zona productiva en granos básicos, cacao y ganado vacuno, pero también como un punto de encuentro de las tradiciones culturales entre pobladores emigrantes del Pacífico y el Atlántico.


 

 

             NOVIS ROSALES Y DANILO FAJARDO

 

             Mas de 700 mil córdobas se invirtió en la dotación de huertos familiares en el   municipio de Waslala en la Región Autónoma del Atlántico Norte. Este proyecto   viene a desarrollar la cultura del cultivo para el auto consumo, proyecto que está beneficiando a más de mil 500 familias tanto en el área rural y urbana.

             El proyecto consiste en el cultivo de papa, chayotes, ayotes, caña dulce, plátano,  yuca, quequisque. También se hace entrega de semillas mejoradas para la siembra  de granos básicos en la época de primera y postrera.

             Como es sabido este municipio ha sido fuertemente golpeado por diversas plagas  que han atacado sus siembro así como la invasión de ratas el año anterior, que  destruyó el 90 por ciento de los cultivos existentes en la zona y más recientemente el  desastre causado por fenómeno del huracán Mitch y las constantes tormentas  tropicales.

             José Rizo Centeno, alcalde de Waslala, dijo que por ser una zona altamente agrícola, era de suma importancia atender los huertos familiares, ayudarle a los  pobladores a construirlos, darles semillas y capacitarles.

             En Waslala se tienen un total de 36 mil 500 manzanas sembradas en las cuales un 54.7% de la producción agrícola está orientada a los granos básicos como el maíz,   el frijol tiene un 32.8% y el cacao con 6.8% del área sembrada, quedando el café  con un 5.4%.

             “Al ser un poblado eminentemente agrícola la municipalidad gestionó el apoyo con el  Fondo de Inversión Social de Emergencia, para poder llevar a cabo este proyecto de huertos familiares y darle a los pobladores la oportunidad de que sean pequeños productores y puedan negociar su producto”, dijo el edil Rizo Centeno.

             El problema que tiene ahora la Alcaldía es la construcción de un mercado con cobertura municipal, donde los pequeños productores y dueños de parcelas puedan  llegar a ofrecer sus productos.

             Waslala es un caso particular, si bien es cierto que pertenece a la RAAN, se le ubica  como parte de Matagalpa, esto debido a la gran distancia que existe entre el  municipio y su cabecera departamental Puerto Cabezas, por este motivo Matagalpa  atiende política y administrativamente a Waslala.

             Para un futuro la Alcaldía tiene proyectada la reconstrucción de un matadero que  brinde las condiciones higiénicas adecuadas para desarrollar la actividad de destace.  La letrinificación y la instalación del servicio de agua potable para la zona rural son   proyectos que la municipalidad tiene como prioridades.

             Waslala es una ciudad de la que se tiene muy pocos datos de los pobladores que llegaron por primera vez a estas tierras. Según los pobladores actuales, los “nativos” de Waslala era gente tímida y callada que se escondía al ver a los foráneos.

             La historia de Waslala no comienza sino hasta que se da la explotación de metales  preciosos en 1908, aquí es donde comienzan a desarrollarse nuevos territorios y el  poblamiento de los mismos.