Arroz aguado

 

Platilló tradicional en las familias Nicaragüenses

Ingredientes:

  • Arroz – 1/2 libra
  • Chilotes – 2 docenas
  • Zanahorias Grandes – 2
  • Cebollas Grandes – 2
  • Naranjas Agrias al gusto – 1-3
  • Cabezas de Ajo – 2-3
  • Papas Medianas – 2 ó 4
  • Elotes Tiernos – 1/2 docenas
  • Tomates Rojos – 2 libras
  • Chiltomas – 4
  • Moño de Hierbabuena – 1
  • Chile al gusto –

Instrucciones:

Procedimiento: Lave bien el pollo o el cerdo con limón y póngalo a cocer con el ajo partido en dos (el diente de ajo), la cebolla en trozos y la chiltoma. Cuando esté hirviendo todo esto, sáquele la espuma que se forma pues deja gusto a sangre y el arroz no queda igual.

Existen familias que no le ponen verduras al arroz aguado; en mi casa es obligatorio pues mis hijos están acostumbrados al estilo granadino, el que lleva de todo como la sopa, incluso muchas veces le pongo quequisque aunque este deja el arroz muy atoludo.

Eche la verdura, el chilote, el elote y por último la papa para que no se desbarate. Posteriormente el arroz hasta que reviente pero no demasiado. En este punto hay que probar el tanto de sal: poca o mucha depende del gusto.

Talvez verán poco media libra de arroz pero hay que recordar que el arroz absorbe líquidos y para que el arroz aguado quede sopeado como le decimos popularmente, hay que poner poco arroz, los tomates ráyelos, elimine la cáscara y échelos junto con la zanahoria rayada:

Ambos ingredientes le dan ese colorcito anaranjadito que alegra la vista y el estómago. El arte de un buen arroz aguado es el punto final: el agrio que le da la naranja agria. Sáquele el jugo a las Naranjas Agrias y échelo junto con la Hierbabuena.

Pruebe nuevamente el punto de sal. Bájele el fuego a la cocina hasta fuego mediano y déjelo un ratito más. El arroz aguado está listo para servir.

Lo rico del arroz aguado es que esté caliente cuando se come. Si lo sirve más tarde, pasan dos cosas: el agua o la sopa se consume y tiene que volver a calentar aunque a veces es más rico al día siguiente por cuenta agarra más gusto.

El arroz aguado lo tiene que acompañar con un buen chilero o cebollita picado con limón y chile desbaratado: puede ser chile congo, chile jalapeño o chile cabro que se da en la Costa Atlántica, aguacate en temporada partido en trozos y por supuesto la infaltable tortilla.

La tortilla debe estar tostada acompañada de queso fresco. De tomar, lo dejo a su elección: antes, un buen aperitivo o unos traguitos de ron y posteriormente, un buen café ya sea expreso o capuchino.

El arroz aguado no es una comida pesada, es sana, dietética y sobre todo sabrosa, riquísima, que le gusta a todo mundo y con el que se pasa un buen rato entre amigos: un buen motivo para conversar, platicar y tratar de componer el mundo.

Procedimiento: Hervir el azúcar en una taza de agua y cuando esté a punto de bolita agregar las almendras o cacahuetes y los mangos. Para verificar el punto del almíbar, llenar una cucharada y colocarla dos minutos adentro de una taza con agua fría.

Luego tocar el almíbar con los dedos, y si se puede moldear formando una bolita, es que ya está listo. Cocinar a fuego lento y revolviendo constantemente hasta que se vea el fondo de la cacerola.

Vaciar en una fuente y adornar con pasas. Dejar enfriar y luego llevar a la nevera.