Colegio Santa Teresita Matagalpa

 

 

Fundadora del Colegio Santa Teresita

Nació en Matagalpa en 1890. 
Hija del matrimonio de Marcos Aráuz Arnesto y Josefa, Cantarero Tinoco. 
Hizo sus estudios de primaria en Matagalpa, y de secundaria en el Colegio Asunción de León donde se recibió de bachiller en 1910.

Fue profesora del colegio-publico por algunos años, después en 1927 fundó la escuela para niñas llamado “Colegio Santa Teresita del Niño Jesús”, que tenia desde Kindergarten hasta sexto grado de primaria para niñas 

Conoció muy bien a Monseñor Isidoro Carrillo y Salazar, primer Obispo de Matagalpa, pues éste caminaba todos los días desde la Catedral hasta su casa para desayunar . Sus hermanas Mana y Mercedes Aráuz atendieron a Monseñor hasta la muerte de este en 1930.

La niña Lucila como se le conocía, fue profesora de muchas generaciones de matagalpinos. 
Poco antes de su muerte la Niña Lucila donó el colegio a la Diócesis de Matagalpa , y ésta lo donó a las madres quienes montaron un edificio nuevo a orillas de la carretera a Jinotega donde actualmente se encuentra.

Anécdotas de las Aráuz.

Contaba mi madre Soledad que ellas cuando eran niñas las llevaban al mar a Poneloya en verano, que se iban en tres carretas que alquilaban a carretoneros expertos de Matagalpa, que una carreta iba con todos los suministros de comida, trastos, etc y dos carretas iban con los familiares, Se tardaban 8 días hasta León, se hospedaban donde don León Leiva quien era de Matagalpa pero residía en Leon, después continuaban hasta el mar.

Se bañaban en el mar antes de 6:00 AM y después de la 4.00 PM para evitar el sol ardiente.

Contaba que el viaje era alegre que no les molestaba el viaje en carretas porque ponían almohadas y colchones para amortiguar los golpes, se paraban para comer bajo la sombra de algún árbol o a orillas de un río.

Las carretas viajaban de noche y de madrugada para evitar que el sol y el calor cansaran a j(j g los bueyes. Para viajar de noche el carretonero le ponía unos candiles encima del yute de los bueyes el cual iluminaba un poco, lo suficiente para seguir el viaje. Los caminos eran seguros , no habían asaltantes . A veces compraban tortillas , cuajada y leche caliente en las fincas que encontraban en el camino, Ellas llevaban el resto, como cereales azúcar morena, sal , pan , etc,